Claudia Segura x Artig Gallery

Claudia Segura, Barcelona España
Comisaria de Arte

Investigadora y curadora. Licenciada en Humanidades por la Universidad Pompeu Fabra, Máster de Teoría del Arte Contemporáneo en Goldsmiths University, Londres. Programa de Estudios Independientes del MACBA, Barcelona. Obtuvo una beca en el departamento Curatorial de la Tate Modern.

Ha trabajo en el Festival Loop de video arte, en la Fundación “la Caixa” en el Departamento de Cultura, fue Responsable de Comunicación de ADN Galería y Coordinadora de programación de ADN Platform en Barcelona, comisaria externa de la Bienal de Mardin en Turquía, Tutora de la Sala de Arte Joven de Barcelona, así como profesora invitada de la Universidad Pompeu Fabra, Barcelona y la Universidad de los Andes, Bogotá, Colombia. Actualmente es curadora de NC-arte en Bogotá, Colombia.

En su práctica de investigadora y curadora independiente ha curado y co-curado varios proyectos como: Límites Nómadas, Bienal de las Fronteras de México; Fifty (Pipilotti Rist) from Han Nefkens H+F Collection en collectorspace, Estambul; ciclo Micro-acciones de emergencia en Adn Platform, Barcelona; Copy / Paste – Recodifying the gesture en el Instituto Cervantes de Londres; Conclusion never comes - una lectura sobre la Coleçao desenhos de Madeira para Foro Sur, Cáceres; Atenció: Obres d’Art, para el Ayuntamiento de Barcelona; Like Tears in Rain realizada en El Palacio das Artes en Porto; Producing Urban Order en Goldsmiths University, Londres.





"The real voyage of discovery consists not in seeking new landscapes, but in having new eyes." - Marcel Proust



¿Qué es lo que presuponemos cuando hablamos de paisaje? El paisaje tal y como lo representa Tobias Kaiser en su maravillosa pintura acrílica, es aquel vasto territorio sublime, que nos atrae e intriga y espera paciente que lo recorramos. Existe un cierto componente de aventura al enfrentarse al concepto de paisaje, pues este presupone, en cierta medida, un descubrimiento. Hoy en día si quisiéramos hacer dos grandes categorías de tipologías de paisajes como territorio podríamos hablar del espacio virgen o natural y de otro extenso terreno totalmente domesticado o urbanizado. Efectivamente, las interminables autopistas, los grandes rascacielos, las rotondas perfectamente cilíndricas que encontramos en las urbes de las grandes ciudades son un paisaje que habitamos y se mezcla con las características propias de la orografía de cada territorio. Podríamos hablar de una desterritorialización de la naturaleza pero entendida como una convivencia de la contemporaneidad con los recursos naturales que posee la tierra. Así lo retrata Maria Pomiansky en Highway to Bern donde las capas de pintura al oleo muestran la fugacidad del pulso de la urbe, su rápido movimiento y sus innumerables capas sensoriales. Percibimos a través de esta intersección que la pintora suiza recoge todos los componentes que definen un paisaje urbano: el humo de la industria, el centro comercial, la carretera de asfalto y los trenza con las montañas y los robles y hayas típicos de Berna. También observamos un puente que esconde un espacio semi-abandonado bajo sus faldas.

Son los espacios grises que muchas veces nuestros ojos no retienen. Pasan desapercibidos por ser menos interesantes visualmente pero sin duda componen también la totalidad de un paisaje. En su serie Backroads, Sara Janini, oriunda de Madrid, muestra unas fotografías de estos lugares abandonados. Desoladores pero sin duda bellísimos, uno de estos lugares se retrata en la fotografía en blanco y negro de Backroad 01 que nos sumerge en un espacio donde el tiempo se ha paralizado. No hay actividad humana aunque si el rastro de que hubo en un pasado no muy lejano. Los bancos vacíos esperan a ser habitados mientras se dejan ensoñecer por el blanco de la nieve. Igual que Backroad 05, en el que vemos el letrero de un helado desolado por unas montañas con nubes, son ambas estampas de relajación y meditación que nos hablan de la pausa y los ciclos estacionarios.

Estos espacios anónimos y de transitoriedad están al servicio de un paso efímero. En base a la antropología moderna, se han descrito como “los no lugares”. En su proceso pictórico de pincelada precisa, Ricardo González toma como inspiración este fenómeno para luego reconotarlo con capas de colores y crear un nuevo paisaje en base a su imaginación. Efectivamente el paisaje es también emocional. La fantasía deviene factor indispensable para leer una imagen y en su serie: “ Souvenir de no-lugar” el artista demuestra como elementos aparentemente insignificantes y pobres pueden ser germen de composiciones abstractas que nos permiten inventar otros posibles lugares.

En esta selección, Ricardo González nos abre las puertas a la imaginación para pensar en un paisaje que traspasa todas las posibles fronteras y donde la mente juega un papel fundamental. ¿No sería entonces el paisaje algo que finalmente creamos en nuestra propia cabeza? Aquel que diseñamos con los ojos cerrados, sentados en un sofá al lado del calor de una chimenea mientras oímos la lluvia resonar sobre las claraboyas que nos protegen. Sin duda la composición mix media titulada: Mi interior como paisaje interior de Lluc Queralt nos adentra en un mundo donde el viaje se convierte en un camino hacia el interior de uno mismo. La clave para ver mejor el paisaje esta justo en nuestro interior, igual que al observar una obra de arte, nuestros ojos solo deben acomodarse bien a la luz y combinarlo con el valor conceptual que le otorgamos. Así ocurre la magia y podemos entender y componer otros parajes.

LA SELECCIÓN DE OBRAS DE CLAUDIA:



Ricardo Gonzalez fragmentada

Turismo superficial PF No. 7

Ricardo Gonzalez
Pintua

Sara Janini Backroads 01

Backroads 01

Sara Janini
Fotografía

Tobias Kaisier Landscape

Landscape

Tobias Kaiser
Pintura