Paula Mariscal

Paula Mariscal, Emprendedora y experta en artes escénicas
Valencia, España

Paula Mariscal, graduada en Humanidades y en dirección de teatro. Su bagaje en el campo de las artes dramáticas la ha llevado a trabajar con grandes nombres como el director de teatro Carles Alfaro. Más adelante, Paula llevó a cabo sus propios proyectos en este campo, donde ha debutado como actriz y como directora de teatro. Nacida en una familia de artistas, su tío es el reconocido artista Javier Mariscal, Paula lleva la pasión por el arte en su ADN y la ha acompañado a lo largo de su trayectoria personal y profesional.

Su motivación y emprendimiento la llevaron a iniciar un negocio familiar: Palo Alto Market. Un espacio en Barcelona para que jóvenes creadores muestren y compartan su pasión por la música, la artesanía, la moda, entre otras artes. Según Paula, las claves para el negocio han sido el trabajo duro y la diversión en el puesto de trabajo. Hoy nos transmite parte de su energía compartiendo visión sobre el arte contemporáneo y presentando su selección personal de obras creadas por artistas emergentes de Artig Gallery.

La visión de Paula


Paula Mariscal: "Nacer en una familia de artistas hace que tener originales en casa sea lo más normal del mundo. Me costó entender la sorpresa de mis compañeros de clase cuando entraban en el salón de mi casa y veían que lo que colgaba de las paredes no eran posters, sino obras del creador del Cobi, en su mayoría. Pero cuando crecí pude darme cuenta de que, en ese sentido, era una privilegiada. Mi familia me había llevado al IVAM (Institut Valencià d’Art Modern), allí conocí a Picasso, a Rothko, a Clader, la Bauhaus, Andy Warhol, Basquiat, etc. Para mí el arte era algo natural, algo que forma parte de la vida de cualquiera; y al hacerme mayor, descubrí que no todo el mundo había vivido tan cerca del arte como yo. Fui creciendo, y el arte seguía allí, en mis paredes, en mis viajes, en mis trabajos del instituto, etc. y cuando llegó el momento de encontrar un oficio, descubrí cuanto me habían ayudado todos y cada uno de los artistas con los que me había cruzado.

El arte, bajo mi punto de vista, son expresiones del mundo y de la belleza (entendiendo a ésta última de la manera más amplia posible). Cuando comencé a trabajar como ayudante de dirección en el teatro, tenía delante a un creador, él estaba creando su pieza, y comprendí que mi trabajo consistía en que el creador lograse completar su pieza, que alcanzase los horizontes que se había marcado. No creo que hubiese sido capaz de comprender de un modo tan intuitivo, tan natural, qué estaba haciendo el director y qué podía aportar yo en aquel lugar, si no hubiese vivido tan cerca del arte.

Arte y Diseño, en mi casa, van de la mano y no se pueden separar. Van tan de la mano que cuando las academias hacen la eterna pregunta, a mí me entra la risa. Pero sigamos con la narración: cuando Palo Alto Market se cruzó en mi camino volví a darme cuenta de cuanto me habían enseñado aquellos artistas y aquellos cuadros vistos con ojos de niña. De algún modo nos tocaba hacer de comisarios (no de un museo, pero sí de un mercado) y para eso te tienes que fiar de tu criterio. Es lo único que tienes, y es algo que se ha ido forjando con todo lo que has visto, leído, sentido, vivido, etc. ¿Pero porque tu criterio puede prevalecer sobre el de otra persona? Volví a encontrar la respuesta en el arte, efectivamente criterios hay infinitos y posibilidades para escoger, seleccionar, agrupar, ilimitadas; pero sin un criterio, sin una persona tomando decisiones, no habría exposiciones, no existiría el arte, y Palo Alto Market no habría existido. Así que se trataba de marcarse un horizonte e ir a por él. Construimos un leitmotiv y todas las decisiones giraban en torno a él; queríamos ser una plataforma de iniciativa emergente y jóvenes creadores; queríamos ser un referente de los nuevos hábitos de consumo y atender a las tendencias que están orientando el futuro. Después de tres años trabajando sin descanso en esa dirección, podemos decir que lo hemos logrado y la satisfacción es enorme.

Quizás lo más complicado es cuando uno mismo se quiere colocar entre la familia de los creadores. En ese momento el bagaje hace que lograrlo parezca algo inalcanzable; los referentes son muchos y muy admirados. Están ellos y estás tú, pero es difícil ver donde, o cómo, podrían llegar a tocarse esos dos grupos. Así que, en mi última aventura, esta vez como directora de una obra de teatro, he acudido de nuevo a Ellos, siempre a Ellos. Fui al IVAM, como cuando era niña, agarrada de la mano de mi madre, y nos metimos en la obra de James Turrell (Parte de la exposición ‘La eclosión de la abstracción’) y tras 10 minutos observando aquella caja de luz, la mujer que vela por la seguridad de la obra, encendió la linterna, apuntó a la caja de luz de Turrel, y la obra desapareció ante nuestros ojos. Descubrimos el truco del mago, el ejercicio de arquitectura que hay detrás de la obra de Turrell estaba ahora delante nuestro. La mujer volvió a apagar la linterna y la obra volvió a aparecer. Todo es una ilusión y el espectador tiene que querer jugar. El creador pone los ingredientes, propone una manera de mirar, pero finalmente hace falta que la mirada sea devuelta por el espectador que acepta el reto, el juego, el guiño.

Si tuviera que dar algún tipo de consejo a un artista emergente le diría que, para mi la creatividad y el camino para expresarse artísticamente no tiene patrones ni límites, cada uno hace su propio viaje. Si además quieres que tu arte sea tu negocio, las opciones para llegar a tu objetivo se vuelven infinitas. Cuidado con aquel que se atreva a dar consejos. ¡¿Cuantos artistas conocemos que se han saltado todas las normas del mercado y han logrado convertir su arte en una exitosa profesión?!

Mi selección de obras lleva por título LOOK AT ME. Cuatro maneras de ver el mundo, la fragilidad y la fuerza en las manos de cuatro mujeres. Dos ilustradoras y dos fotógrafas. Dónde se encuentran y dónde se alejan.

Me inspiré en el concepto de ‘enredarse’. El cuerpo invita a enredarse en él, se enreda con él mismo, o con otro… ¡Eso qué importa! Solo importa la oportunidad de perderse, el cuerpo como un territorio infinito, como un recorrido para adentrarse. Líneas, piel, espaldas transitables invitan a explorar la conexión entre paisajes y los cuerpos:

Espaldas que parecen carreteras
Carreteras que parecen sexos
Sexos ocultos entre las piernas
Piernas que se enredan


La combinación de cuerpos y paisajes en esta curación ofrece una mirada femenina contemporánea donde fragilidad y fuerza no son conceptos opuestos sino que se complementan. También quise reforzar la conexión que hay entre estas artistas. Sus temáticas y estilos, puestos en un mismo espacio, dialogan entre si y se entremezclan en un mismo discurso creando infinitas conexiones entre ellas.

La luz dibuja en la piel de las mujeres de Martina Matencio, del mismo modo que Carla Cascales traza sus siluetas con su lápiz azul. Las manchas de color de Marie Tooth nos remiten a los golpes de luz de Martina Matencio. Y los motivos de Sara Janini respiran la sospechosa inocencia de Martina, así como el blanco y negro de Marie Tooth nos remite al blanco y negro de la fotografía de Janini. Todo es un juego de espejos y reflejos.

Cuatro artistas nos muestran su manera de percibir la realidad y plasmar la belleza de un espacio o de un cuerpo. Cada obra habla por si misma, pero puestas en conjunto forman narraciones donde entran en juego distintos conceptos como la sensualidad, la belleza, la feminidad, el sexo, la intimidad y la nostalgia."



LA SELECCIÓN DE OBRA PAULA:



Martina Matencio Ellas

Ellas

Martina Matencio
Fotografía

Carla Cascales

Blue Nude F

Carla Cascales
Obra sobre papel

Marie Tooth November

November

Marie Tooth
Pintura

Martina Matencio Landscape

Landscape

Martina Matencio
Fotografía

Carla Cascales

Blue Nude L

Carla Cascales
Obra sobre papel

Marie Tooth In the city

In the city

Marie Tooth
Pintura

Sara Janini Backroads

Backroads 05

Sara Janini
Fotografía

Carla Cascales

Backroads 06

Sara Janini
Fotografía