Csilla Studio

La fotografía de Csilla Szabo

Esta vez, visitamos ambos estudios de la artista Csilla Szabó para hablar de su forma artística de entender la fotografía analógica. Queremos compartir con todos nuestros coleccionistas todo el proceso manual requerido, para así poder entender mejor la obra completa de nuestra artista, muy focalizada en los detalles, que hacen de su fotografía un verdadero tesoro.

El proceso de revelación manual:

El proceso creativo de Csilla empieza por preparar el material que se va a fotografiar, siendo éstos una gran variedad de objetos que se encuentra por los diferentes rincones de Berlín o pide prestados a amigos o conocidos. La artista interpreta estos objetos y los ilumina para crear un alto contraste que, al ser capturado por su cámara, crea un nuevo mundo lleno de formas y patrones. Podríamos decir que Csilla “pinta” con luz estos objetos para generar un efecto emocional en el espectador, que puede navegar a través de este magnífico mundo monocromático. La iluminación es clave en su trabajo, es con los rayos de luz cómo Csilla puede ilustrar "la vida” de los objetos y dejando tonos oscuros, incluso negros, para plasmar un aura de misterio.
La obra de Csilla es el resultado de un proceso artesanal largo y meticuloso en la que ella está involucrada de principio a fin.

Csilla Studio

Una vez preparada su camera analogica, la artista dispara tomando las fotografias de sus motivos. Ahora empieza un proceso extenso de más de 2.5 horas de revelación en su segundo estudio y el cuarto oscuro, donde saca el negativo de la película y lo aplica un primera tratamiento de quimicos. Tras este paso, Csilla elimina manualmente cualquier trocito de polvo que el negativo pueda tener y posteriormente amplia la imagen, proyectando el negativo en papel fotográfico sensible a la luz en una mayor escala. Es el juego de luz y sombras de los negativos que se proyectan en el papel lo que se acabará siendo en el resultado final, pasándose a llamar éste, el positivo. Tras realizarse este proceso, la artista lava el papel con diferentes productos químicos, asegurando una alta calidad del resultado y evitando una futura decoloración de la fotografía.

Csilla Studio

Debido a la gran sensibilidad a la luz en la fotografía, cada obra es única, un efecto potenciado por el trabajo manual de la artista con papel, plástico o sus propias manos para jugar con la luz y crear efectos de “Sobreexposición” o de “Subexposición”. Una vez que la imagen final se ha secado, Csilla volverá al primer estudio para así, utilizando un pincel muy fino, pasar varias horas corrigiendo las pequeñas imperfecciones que salieron al revelar la imagen y de esta forma obtener una pieza única, diferente, y asegurar la duración en cuanto a la calidad de la imagen.

Csilla Studio

Todas sus obras son impresiones en gelatina de plata artesanal, hechas a mano por la artista e impresas sobre papel de fibra brillante Ilford Warmtone. Todas las fotografías son ediciones limitadas de 7 impresiones por tamaño, disponibles en dos tamaños, firmadas y numeradas por el artista.

Comprar las obras de Csilla Szabó

Entrevista


¿Por qué y cómo te enamoraste de la fotografía?
Cuando tenía alrededor de 23-24 años de edad sentí que necesitaba un cambio en mi vida. Quería hacer algo diferente con significado para mí. Por tanto, decidí viajar a Japón y Corea del Sur para averiguar lo que quería hacer. El paisaje y la cultura eran tan diferente, que no podía dejar de hacer fotografías con una pequeña cámara digital que compré allí. Me llegué a inspirar de tal forma, que fue nada más llegar a Hungría e inscribirme a una escuela de fotografía. Más adelante, tuve la oportunidad de empezar a trabajar con Jeff Cowen, quien solo trabaja con fotografía analógica, y fue allí cuando al fin salió a la superficie aquello que quería hacer, aquello que era mi pasión.

¿Cuál fue la primera fotografía que hiciste?
La primera fotografía analógica que hice fue mientras aún estudiaba fotografía, en un viaje que hicimos a un castillo en Budapest donde tomé varios primeros planos. Yo ni siquiera sabía cómo poner la película en la cámara, pero recuerdo mi emoción al disparar el objetivo y el hecho de no poder ver directamente los resultados pero saber que tenía que esperar a revelar los negativos.

¿Por qué la fotografía analógica en un mundo completamente digital? ¿Cuál crees que es la diferencia entre estos dos mundos?
En primer lugar, sólo quiero aclarar que no estoy en contra de la fotografía digital. Creo que ésta es necesaria y tiene sentido utilizarla en muchas disciplinas como sería la fotografía de productos, periodismo, publicidad, etc ... Sin embargo, entiendo la fotografía artística como una “pintura”. Es decir, si pensamos en tiempos atrás cuando la fotografía aún no existía, los reyes, nobles etc.. pedían retratarse para representar la realidad. Para mí, la fotografía analógica tiene el mismo significado artístico y estético. Es sólo el paso siguiente en cuanto a la evolución de la pintura.
Personalmente me encanta la fotografía analógica, debido al “grano” que se aprecia en la imagen. Es este patrón de belleza que me obsesiona, junto por supuesto con todo el proceso manual de desarrollo; con los diversos productos químicos, los guantes de goma, en la oscuridad, haciendo rodar el papel ... - No me gustaría cambiar nada de esto por sentado delante de una pantalla de ordenador!
Antes de disparar una fotografía analógica, es muy importante pensar en lo que queremos conseguir. No tenemos tantos intentos y yo realmente invierto mucho tiempo en pensar que es lo que busco en el resultado final. Tengo solo dos intentos por disparo y el proceso posterior es bastante lento, por tanto, este tiempo dedicado a pensar es realmente esencial.

¿Cómo fue trabajar con un conocido artista como Jeff Cowen?¿Qué aprendiste de él?
Fue la perfecta coincidencia. Jeff apareció en mi vida en un momento cuando necesitaba un cambio. Con Jeff fuí capaz de profundizar en la fotografía analógica, de entender sus técnicas y apreciar la forma en que éste es capaz de tan libremente utilizar varias herramientas.
De hecho, podría resumir mis aprendizajes en dos: Técnica y sabiduría.
Con esto quiero decir, no aceptar nada que esté por debajo de lo que yo considero perfecto pero siempre con una actitud juguetona y permaneciendo inventiva, cómo tratar técnicamente los negativos y editar el próximo trabajo, cómo no ser perezoso con la utilización de los químicos para conseguir una fotografía artesanal, la importancia de siempre escuchar a tu intuición, la forma de equilibrar el ojo y el sentido interno, y cómo seleccionar mis fotografías sin piedad, utilizando sólo los pocos disparos más fuertes en lugar de muchos mediocres.
Jeff fué mi principal mentor y con él he entendido que en el arte visual, el arte va por encima del concepto. Además me enseñó la importancia de trabajar duro pero también ser capaz de bajar el ritmo y tomar un poco de espacio con la obra para así poderla ver desde un ángulo distinto.

¿Por qué tu trabajo fotográfico se basa en retratar objetos inanimados?¿Te animarías a hacer una serie de retratos?
En realidad, esta es una pregunta divertida. Mi cámara fue un regalo que Jeff me hizo al acabar mi trabajo en su estudio. En ese momento yo era una persona muy tímida, en realidad demasiado tímida para salir a la calle y encontrar inspiración mientras la gente me miraba. Por eso, prefería hacer las fotografías dentro del taller donde podía centrarme en el producto y la cámara. Los años han pasado, y ahora que ya no tengo esa timidez, también disfruto de la fotografía fuera del estudio. De todas formas, sigo interesándome principalmente por lo abstracto y es por ello que transformo la naturaleza en productos y escenas inanimadas. Mi trabajo trata básicamente sobre lo abstracto, de allí que dejo que mis sujetos sean objetos. Por tanto, los retratos no están por ahora en mi radar, pero más adelante, quién sabe! ;)

¿Quién es el fotógrafo que más admiras?
Lee Miller – por su increíble vida como fotógrafo en un momento histórico artístico increíble.

¿Qué foto famosa te cambio la vida?
The Rayograms de Man Ray – Ya estoy trabajando en nuevas y emocionantes formas en cuanto a la manipulación de imágenes de forma analógica y estoy pensando en hacer aún más en el futuro.

Preguntas Directas

Csilla, ¿qué has desayunado hoy?
Un café y un cigarrillo

¿Cuál es tu escondite en Berlín?
Un sitio cerca del canal

¿Quién es tu héroe?
Jeff Cowen

¿Qué sorprendería a la gente saber de ti?
Casi suspendo mi examen práctico en fotografía antes de la graduación y ahora podría dar clases en esa materia.

¿Cuál es tu lujo personal?
Todo lo relacionado con los suministros de la fotografía

¿Cuál es tu movimiento artístico favorito?
El movimiento de vanguardia Checho.

¿Quiénes son tus 3 fotografos favoritos?
Eugen Wiskovsky, Margaret Bourke-White, László Moholy-Nagy

¿Cuándo creas tus mejores obras?
En la oscuridad, en la noche y con música.

¿Qué te inspira?
Puede ser cualquier cosa. Son materiales u objetos muy especiales que encuentro en el camino y de repente tengo que parar para llevarlo al estudio o hacer una fotografía allí.

Describe tu estilo artístico en 3 palabras.
Abstracto, patrón, luz

¿Qué consejo darías a nuestros artistas emergentes?
Trabaja duro, por ti mismo (en tu pequeña burbuja sin las voces del exterior). Nadie va a prestar tanto tiempo ni atención como tú en tu trabajo, así que no tengas miedo y se tu propio juez.

Comprar las obras de Csilla Szabó